Páginas vistas en total

Decires


Esta noche amor mío, quiero hacer con mis palabras una pulsera para tus blancas manos. Hoy quiero con mis narraciones bordar la camisa blanca de seda que tanto me gusta cuando te la colocas sobre tu pie mojada. Abre los brazos en cruz princesa. Con las palmas de las manos hacia arriba te pido que levantes tu cabeza mientras cierras tus ojos. Ahora respira para recoger el aroma a jazmín que desprende la madrugada.

Puede que algún día oigas dolorida la voz de El Vagabundo. Pronunciaré palabras llenas de sangre para recordar viejas súplicas. Si llega ese día, no dejes de animarme. Sígueme amor mío. Si no recibo tu ayuda, esa ola de angustia romperá en la roca del desprecio. Hoy y siempre, querré contemplar contigo el fin de los tiempos.

 Los locos cantarán bajo la atenta mirada de la luna como si de lobos se tratasen. Los vagabundos transitaremos mirando al suelo con la esperanza, con la única esperanza de no tropezar dos veces en la misma piedra. Los pájaros nocturnos picotearán las primeras estrellas que centelleen. De la misma forma, mi alma picoteará en tu corazón cada día para intentar conquistarte.

Y es que me vuelves loco cuando das un beso a tus dedos y luego me lo mandas con un suave soplido. Mi vida, si tienes portón blindado y ventanas herméticas para que no entre el aire fresco en tu habitáculo, mantenlo hasta mi vuelta. Mientras llego, las palabras de El Vagabundo adelgazarán para entrar en tu alcoba por el más pequeño de los resquicios. Ahora diré lo que quiero decirte para que tú oigas lo que quiero. Porque tú únicamente serás culpable de este juego de amor sangriento.

Paco Morán (23-6-95)

Tan sólo los cuerdos derrotarán a los insensatos

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com