Páginas vistas en total

Desconfianza


Para aquellos hombres y mujeres que desconfían de las promesas. Para  los que piensan y creen que las palabras se las lleva el viento. Para aquellos que creen que todos mientes. Para todos los que desean que las semillas queden en los campos estériles. Para todos los que piensan que el viento solo sopla para acariciar sus cabellos. 

Cuando una persona pura y sincera te prometa que guardará vuestro secreto, créela, porque daría la vida por protegerlo. Como el cofre que guarda el mayor de los secretos, sólo déjale la llave del arca añorada a los seres humanos que te den su eterna confianza. Sólo a ellos. Cuando alguien en la lejanía te promete que te guardaría fidelidad, créela, porque su corazón la protegerá.

Cuando alguien te diga de palabra lo que de verdad te quiere, créelo, porque está siendo sincero, pero ten cuidado amigo mío, porque desde la desconfianza puede destrozarlo todo, absolutamente todo. No porque  el fuego y el hombre destrocen la naturaleza pura y viva, tienes que desconfiar de todo los hombres. Cuando el huracán  a su paso arrasa y destroza la naturaleza pura y viva, sólo te digo amigo mío, que tu desconfianza también la asolaría, pero no temas que como el fuego abrasador y el huracán desolador, de las cenizas y los escombros  siempre manará una flor. La flor que volverá a expandir su aroma para dar olor al estercolero del universo.

Amigo mío, entiendo tu desconfianza, entiendo tus dudas, tus miedos, pero lo que no entiendo es porque tú dudas incluso de mí. Cuando alguien no te mire a los ojos, huye. Pero El Vagabundo siempre te miró a los ojos para darte su confianza.


Paco Morán (30-11-2000)

No te fíes de nadie, ni tan siquiera de mí

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com