Páginas vistas en total

Desde El Conquero


Hoy El Vagabundo ha coronado la parte más alta de la vetusta Onuba. Y lo he hecho para contemplar como lentamente el río Odiel va buscando las aguas saladas del Atlántico. Quiere besarlas. El río baja despacio para no hacer ruido, porque su ciudad ya duerme a los lomos del cabezo. El río baja sin hacer ruido porque los recién nacidos onubenses duermen en sus cunas y los pajarillos en las copas de los árboles.

Sus aguas limpias y puras se unirán con las que bañan nuestras costas ante la atenta mirada del gigantesco fraile de piedra que se apoya en su inmensa cruz. Expectante desde 1954, está viendo cada día y cada noche, los continuos besos que nuestros ríos se otorgan antes de fundirse con el amplio mar.

Paco Morán (21-12-96)

Las aguas del Tinto y el Odiel besan cada día las del Atlántico desde el principio de los tiempos

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com