Páginas vistas en total

El corazón y la flecha



Todavía recuerdo amor, cuando en mi niñez pintaba un corazón y en su interior escribía nuestros nombres. Con el arco surgido de mi fantasía,  siempre lo atravesaba con la flecha del anhelo. Mi pupitre estaba lleno de corazones y flechas. En la adolescencia, mis deseos de tenerte eran los mismos. El juego de ensueños infantiles se tradujo en un deseo real de verte junto a mí con el paso del tiempo.

En las paredes del instituto seguía pintando corazones y escribiendo tu nombre dentro. Continuaba disparando certeras flechas que hacían derramar lágrimas de sangre cuando tu nombre estaba dentro del corazón y tú  fuera de mi vida. Pasaron los años y mi conquista de adolescente había sido inútil. Crecí hasta convertirme en un nómada que buscó vivir cerca del mar y cerca del desierto de la desesperación. Cada noche miraba la luz que se escondía detrás del horizonte para ver algún rayo que me condujera hacía ti. Así largos y eternos años. Con un trozo de madera que el mar me había regalado, dibujaba en la arena mojada un corazón atravesado por una flecha. Mi esperanza dibujada en la arena no duraba mucho, ya que el mar se negaba a dejarlo mucho tiempo sobre mis pies descalzos. Las olas se acercaban a la orilla para destrozar mis continuos dibujos. Los borraba tal vez para ayudarme a dejar mi pertinaz lucha de conquista.

Me enfadé con el mar por lo que me hizo y decidí marcharme de allí. Me fui a la montaña para ver los copos de nieve cubrir las cimas. Una casa de madera me refugiaría del crudo invierno y me apartaría de la despiadada realidad. Nevó muy pronto. Sobre la nieve caída dibujé un nuevo corazón con una flecha que enrojeció el manto blanco de la nevada caída durante el invierno.
Mucho tiempo ha pasado y hoy desde la radio sigo mandando mensajes de amor, dibujando en el aire con mis palabras, una flecha que lanzo cada noche hasta el centro de tu corazón.

Paco Morán (21-1-95)

La vida me empuja como un aullido interminable

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com