Páginas vistas en total

Grito de esperanza


Llegué aquella tarde a buscarte y ni tan siquiera tu sombra estuvo allí para recibirme. Ni tan siquiera una excusa que trajese el consuelo a mi desconsolada alma. Me aposenté en aquella plaza y miraba cada esquina, pero tan solo asomaba el rayo de sol que se disponía a despedir la tarde. Ni tan siquiera el viento procedente de tu hábitat me entregaba tu fragancia. Mi espera estaba llena de ilusión, pero la caída de la tarde ensombreció mi esperanza en verte presente en tan importante cita.

Mis hermanos vagabundos preparaban sus camas en los bancos de aquella plaza. El día iba muriendo cuando el sol se marchó y dejó el espacio a la luna. Pero tú no estabas allí, sólo en mi instinto. Buscaba con anhelo tu figura para idolatrarla, al menos, en la postrera cita. La luna que apareció en el firmamento marcaba una nueva hora de espera. Todo era oscuridad y tu ausencia me envió a casa.

Hasta mi alcoba llegué y en la cama sólo se dibujaba la figura de tu cuerpo que me hacía recordar aquellas noches de pasión que construimos juntos. Buscaba en mi ropero todas mis camisas para ver si encontraba alguna con tu aroma impregnado. Fue inútil.

Me sentí vacío y desde la ventana pronunciaba al viento tu nombre. Sólo los pajarillos que dormían en las copas de los árboles me prestaron atención. Grité alto y fuerte tu nombre para despertar en ti una nueva vuelta a mis brazos. Todo fue inservible. Me fui a lo alto de la montaña más cercana para desde allí lanzar mi último grito de esperanza pero éste se perdió en la nada del horizonte. Hoy tras muchos años sigo esperando tu vuelta. Hoy tras años de expectativas lanzo cada noche mensajes desde la radio para intentar que ella vuelva a mí.  
                                                          
Paco Morán (15-7-2006)

Tu ausencia ahoga mi espera

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com