Páginas vistas en total

Desolado


Me siento hoy desolado. Desamparado como el espantapájaros al que no le importa el huerto, sino más bien lo hastío de una obligación gratuita. Hoy me gustaría que me tragase la tierra porque me siento como el espantapájaros que sólo puede lucir su sombrero roto, sus andrajos y pantalones viejos. Soy El Vagabundo, lo sé, y así estoy condenado a sentirme. Hoy como el espantapájaros, no me importa que las aves se coman el trigo. Ni tan siquiera deseo apartar a las moscas que se posan en mí. Hoy he de reconocer que me entrego a las causas perdidas sin fuerzas. Me siento como el astronauta que no sabe que busca nada en la nada del Universo. Aislado de todo con un traje protector que me roba la sensibilidad dormida. No sé que me pasa, pero hoy me encuentro derrotado. Me siento tan desnudo como se sentía Jesucristo en el madero. Ni tan siquiera nadie ha venido a consolarme. Como los pasajeros del Titanic, tendré que buscarme la vida porque sé que nadie vendrá a rescatarme.

En el centro de mi vida, en el núcleo capital de mi vida, hoy ni tan siquiera aparece la luz de una fuente brillante. El dolor se hace cada  vez más fuerte. Avanza palmo a palmo por mi conciencia. Pero he de seguir luchando ante todos los desequilibrios. Pronto llegará la lluvia y al contacto con la arena, desprenderá el aroma que despertará en mí nuevas ganas de vivir. Mi muerte quedará muy lejos, tan lejos, que ni tan siquiera la luz me podrá conducir a ella.


Paco Morán (7-8-2000)

En la travesía de la vida no
se necesitan acompañantes

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com