Páginas vistas en total

Detrás de la fama


Cuando el amor y la locura se confunden, nace la obsesión. Así se puede escribir la historia de un rostro de televisión que pertenece a un hombre que quisiera ser libre, libre para amar, libre para decidir, libre para meditar y libre para pensar. Que la televisión da popularidad, no se le escapa a nadie. Enseñar el rostro a miles de personas, a miles de cerebros con neuronas llenas de ira, de sabiduría, de sensibilidad, de fuerte carácter de benevolencia capaz de perdonarte la vida, te lleva siempre a estar en alerta máxima. Toda precaución es poca para evitar riesgos innecesarios.

¿Cuál es el precio de la fama? He preguntado a muchos de mis entrevistados. Unos han dicho que carecía de precio, otros presentes me han aportado que la falta de intimidad es el precio impagado de la gloria. Muchos de mis personajes entrevistados me han dicho que la fama les ha dado enemigos discrepantes que son tocados por la vara negra de la envidia.

Quiero añadir también que los rostros famosos de la televisión están mermados de poder elegir con plena libertad una vida paralela a la profesión sin que pasen desapercibidos y como consecuencia de ello, se amoldan a una vida vacía de ilusiones y vacía de fantasías amorosas. Estas razones, son las que los llevan a tener una vida dominada por el permanente estrés que le arrastra a la impaciencia. Al final de la travesía todos sus proyectos suelen perderse en el fondo del abismo.


Paco Morán (23-11-93)

El que invento la televisión se suicidó

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com