Páginas vistas en total

Interferencias


La radio es una interferencia que a veces no pueden soportar los maridos celosos, ni tan siquiera los amantes que llevan la enfermedad como posesión infernal de su cortejada. A veces, las ondas radiofónicas se convierten en un enemigo que parece que quiere robarle la esposa a alguien. Ahora mismo, la voz de El Vagabundo puede mezclarse para ralentizar miles de caricias amorosas. Caricias que se están produciendo mientras amas.

Ella queda oyendo lo que El Vagabundo detalla y él se resiente. No quiero ser objeto de discordias, sólo pretendo adherirme a la fastuosa escena que estáis erigiendo. Voy a unirme al bello acto erótico, pero no temas amigo, mi intención sólo es la de ser un espectador del acontecimiento. Os pido que me concedáis permiso para ello. ¿Y si hacéis un hijo mientras oís al Vagabundo? Sería el comienzo de una nueva generación. Os aconsejo que cerréis los ojos, que relajéis los músculos y os abandonéis al recuerdo. Dejaros llevar en este acto de amor por la pura inercia del deseo y escuchad esta música que os entrego. Tiene todos los ingredientes para surcar los océanos de la imaginación. Intimidad, magia, silencio, relax...Todo te lo entrega El Vagabundo con el simple hecho de apretar un botón y elegir esta limpia y sincera frecuencia de radio. Te vuelvo a repetir amigo mío, que El Vagabundo no acaricia a quien no le pertenece, sólo a quien se deja acariciar. ¿Lo tienes claro? No quiero ser protagonista de historias de infidelidades. No tengas celos de mí. Te seré fiel amigo mío porque mientras me sigas oyendo cada madrugada tu bella dama no caerá en mis brazos.

Paco Morán (24-4-93)

Eres como una noche silenciosa y estrellada. Me gusta cuando callas, porque tus ojos son los que hablan

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com