Páginas vistas en total

La regla

Amor, tú sangra, pero yo me muero de insatisfacción. Hay días en tus meses, en los que tu más cálida intimidad se asocia a Evax y Ausonia para empaparse de tu naturaleza más fluida. Que días esos tan nostálgicos y tristes amor. Sé que tu carácter se transforma, que hay algo dentro de ti que crece como un aliens. Algo desde tu interior te transforma, volviéndote más vulnerable, más delicada, más sensible y más coqueta. Esos días pareces una figura intocable.

Esos días todo en ti cambia. Cambia tu carácter, tu aliento, tu actitud. Sólo te ocurre una vez al mes, y no sé, es como si una primavera alborotada hiciera florecer en tu gruta unos ramilletes de claveles rojos que te pasará factura por el obsequio. Vosotras sangráis para vuestro desahogo. Pero… ¿y nosotros? ¿cómo soltamos el fluido que nos sobra? Al no hacerlo, a los hombres  nos vuelve loco la caída de la hoja en el otoño.No soporto el olor contaminante de nuestra ciudad y además tenemos que ver cómo vosotras os desangráis para morirnos esos días de insatisfacción. Yo me atocino. Cuento los días que se me hacen eternos. Se me va la cabeza y se me congela el alma. Princesa, una vez al mes te sientes distinta pero yo también me resiento y además no tengo a nadie que me anime diciéndome: “No se nota, no se siente y no traspasa”. Tu amor tienes el mes cada mes, pero nosotros, tenemos que soportarlo.  

Paco Morán (9-6-96) 


El que tiene boca se equivoca hasta besando

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com