Páginas vistas en total

La ubicuidad



Si de algo puede presumir El Vagabundo es de tener el don de la ubicuidad. Lo utilizo cada noche para poder estar al pie de la cama del enfermo que tumbado en el lecho del dolor contempla el paso de los largos días sobre la fría estancia en un hospital. Mi intención antes de que llegue el alba, es la de entretenerte con música y palabras. Quiero sanar el dolor de todos los que me oyen utilizando este patrimonio que os entrego cada madrugada. Siempre antes de la llegada del amanecer me verás al lado al postrado ser que se lamenta en la camilla del dolor. Entro cada noche en las húmedas celdas de las prisiones para acortar con mis mensajes, el tiempo de espera del prisionero que espera la libertad, o quizás la muerte.

El Vagabundo estará también sentado en el asiento del acompañante del taxista. Le advertiré sobre los peligros de las tenebrosas noches. Le entretendré mientras espera al próximo cliente o al próximo chorizo que llegará para atracarle. Hoy quiero estar contemplando como una madre amamante a su hijo, de esta forma, me tomaré el atrevimiento de visionar la más hermosa escena que pueda protagonizar un ser humano.

Estaré al lado del vigilante jurado. Me introduciré en el coche de la guardia urbana que a toda velocidad persigue al delincuente que se saltó el semáforo. Seré el vigía del Puerto de Huelva para ver el despertar de las gaviotas. Acompañaré a la prostituta mientras llega el próximo cliente. Estaré contigo si lo deseas y si quieres taparme la boca, sólo tendrás que quitar el enchufe de tu radio.

                                                             
Paco Morán (12-10-96)

En los programas de El  Vagabundo, las palabras prevalecen sobre la música


Enrique Ternero Pampín (5-9-96)

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com