Páginas vistas en total

La visión de la noche


Es de noche y El Vagabundo patea sobre al filo de la madrugada, la ciudad que le vio nacer. Sigo alerta en esta oscura sombra nocturna. Deseo aglutinar palabras y conseguir que sutilmente entren en tu capacidad acústica. Quiero poner en funcionamiento la sofisticada maquinaria de tu cerebro para que oigas y analices cuanto te entrego a cada instante. Hablo desde el margen izquierdo del río Odiel y el derecho del Tinto. Antes de que los dos ríos se unan para besar al Atlántico, comienzo mi andadura por los opacos senderos de la radio. Y lo hago desde la noche y desde la penumbra.

Camino a veces en tenebrosas oscuridades sin luna. En este crepúsculo nocturno, la radio será un concierto de insectos, un diálogo de silencios, una canita al aire, una aventura sangrienta sí alguien muerde mi cuello o si algún delincuente apuñala mi cuerpo. También la noche puede ser teñida de rojo si alguna mujer me entrega su virginidad. Esta noche, la radio podrá ser la unidad de cuidados intensivos del desconsuelo, una historia apasionante entre sábanas revueltas, una noche de amor entre praderas de seda, un rosario de caricias soñadas o un volcán silencioso difícil de controlar. La noche es la única posibilidad que tenemos para hablar con nosotros mismos. Recuerda que cuando el sol sale y la luna se oculta, empieza la demencia en el mundo, la vulgaridad y la ordinariez. Porque la noche es misteriosa, porque es capaz de ver como pasamos del traje al pijama sin apenas darnos cuenta. La noche contempla como pasamos de los zapatos a las zapatillas. La noche es capaz de descubrir los lunares más íntimos. La noche es capaz de acariciarte mientras duermes. Es tan extraña, que está capacitada para posar sus labios en tus senos sin que tú te des cuenta. La noche a veces sólo aparece para ver tu impresionante figura. Ante los profundos ojos de la noche caen faldas, pantalones, pañuelos de sedas, medias, ligueros y algún que otro sujetador. La noche conoce secretos que no los frecuenta nadie. La noche ha sido capaz de ver, alguna postura que no figura en ninguna edición del Kamasutra. 

Paco Morán (9-8-96)

Los insectos dan sus conciertos en la noche

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com