Páginas vistas en total

La Viuda


El Vagabundo ve cómo en la oscuridad de la habitación que más visitas tus hijos plácidamente duermen. Sus cabezas se inclinan cuando están abrumados por el sueño. Bajo la gran cortina blanca que cubre la ventana,  los pajarillos se acercan frioleros para encontrar el calor que despiden esos ángeles que sueñan con el pasado más glorioso. Tus hijos se quedaron dormidos hablando bajito para no hacer ruido, y de esta forma, no molestar a los pajarillos que picoteaban en la ventana. 
Y esa mujer desconsolada desde el quicio de la puerta observaba las tímidas e inocentes sonrisas de sus retoños. Escucho el tono cálido de sus voces. De repente, una lágrima cayó en sus pies mientras sus ojos brillaban. Se alejó de aquella morada. Llegó al salón de su casa en un angustioso caminar antes de que sus hijos escucharan el grito desesperado de su lamento. Se agarró a la fotografía de su boda para exclamar: ¡Cuánto té hecho de menos amor!

Paco Morán (23-12-95)


Cuando un amor se marcha, la soledad inunda tu entorno

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com