Páginas vistas en total

Mi soledad y tú


La soledad nos llega acompañada de todos los hijos y fantasías del hombre. La soledad era más llevadera cuando nos acompañaba leyendo al Capitán Trueno o los Tres Mosqueteros. Ahora de mayor, la soledad se vuelve más dolorosa y triste. De niño no me daba miedo, de mayor se hace cada vez más temible. Ahora temo que su presencia sea demasiado prolongada. Sé que jamás me voy a poder librar de ella. En este momento, la contemplo delante del espejo sintiéndome incompleto, como si algo me faltara. La soledad me esta acompañando allá por donde voy. La soledad es como mi sombra, está esperándome hoy en cualquier esquina, en la barra de un bar, en la mesa de algún restaurante, acurrucada en la cama, o en el arcén de cualquier carretera. A la soledad la conozco desde que era niño, a la sombra desde que nací. A la soledad me negué siempre a darle cobijo, pero ahora, no me queda más reparación que quererla y abrazarla.

He de decirte, amor mío, que la soledad es mi única amante fiel. Cuando tú te marchas ella viene. Cuando tú me besas ella aguarda en silencio hasta que tú te marchas. La soledad nunca ha interrumpido nuestro acto de amor, porque ella, amor mío, no aparecerá cuando tú estés conmigo. En todo momento que te cortejo y te mimo, la soledad mira la escena en silencio sin interrumpir nuestro cruce de miradas. Pero cuando tú, amada mía, cierras las puertas y te marchas, ella me rodea con sus largos brazos y me mira con sus profundos ojos negros. La soledad nunca sentirá celos de ti bella dama, porque mi soledad sabe que nadie ocupará nunca su lugar.

Paco Morán (23-9-96)


No tengas celos de lo efímero

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com