Páginas vistas en total

Noticias del día


Cantó el gallo. Salió el Sol. Se abrieron los primeros bares. Sonaron los despertadores. Los obreros madrugadores se cruzaron en las calles. Los noctámbulos se marcharon a casa. Empezaron las avenidas a inundarse de coches. Sonaron las sirenas de las fábricas. El tostador se llenó de tostadas. Se abrieron los mercados. Las tiendas de flores desprendieron agradables aromas. Se llenaron las aulas de las escuelas.

En esta jornada se pusieron ladrillos, se firmaron préstamos, se leyeron periódicos, se pusieron multas, se dieron tirones, se colocaron denuncias, se certificaron letras, se devolvieron talones, se hicieron exámenes, se provocaron enfrentamientos, se carcajeó, se lloró, se escuchó la radio.

Y en el ocaso del día, volvieron a sonar las sirenas de las fábricas para finalizar la jornada mientras los niños volvieron a casa viendo como las farolas comienzan a iluminar la noche de la vetusta Onuba.  Y cuando llegó la noche, cambiamos el pantalón por el pijama, hicimos el amor y hablamos con nuestra conciencia. Pero al final de cada día, el imbécil siguió siéndolo, el bondadoso siguió su camino marcado, el tímido fue tímido y el cobarde, cobarde. Y mañana volverán a sonar las sirenas de las fábricas, cantará el gallo y volveremos al trabajo para aguantar al jefe.

Siempre igual, todos los días lo mismo. El Vagabundo quiere invitarte cada noche a descubrir nuevas sensaciones para cambiar tu vida monótona y aburrida. Te espero en el cono sur de España. Cuando el sol haya dejado el espacio del infinito a la luna, ven a verme. Te espero en mi alcoba. 

Paco Morán (26-6-95) 


Para romper con la monotonía sólo hay que bajarse del mundo en la próxima parada

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com