Páginas vistas en total

Paso lento


El Vagabundo anda descalzo por la madrugada de la vetusta Onuba. Hoy, sus calles se encuentran mojadas por el rocío de la noche. A través del cristal, también mojado por las gotas de la fina lluvia, mira una bella y desconocida dama. Contempla desde las alturas a un pobre solitario que camina con paso lento y buscando refugio donde pasar la madrugada. La lluvia moja sus largos cabellos. El viento de la angustia intenta secarlos.

Mientras, él levanta la mirada para contemplar el vacío que encuentra más allá del infinito. Pero allá unos ojos brillan en la distancia por las lágrimas que saltan de ellos. El Vagabundo oye voces doloridas que se pierden en la confusión, huele el mendigo de la palabra la sangre que borbotea desde las viejas suplicas. Si cada noche caminas con El Vagabundo, podrás vivir las mismas escenas en los distintos escenarios de la vida.

Paco Morán (7-9-96)


El cielo se ha convertido en el único techo de El Vagabundo

Narraciones escritas por Paco Morán









Si deseas recibir estas narraciónes recitadas, pídela a antenahuelva@hotmail.com